Conociendo a Ciencias Naturales

“El disco es una charla que no necesita palabras”. Así se refiere Kevin Cunningham al material lanzado recientemente de su proyecto solista, Ciencias Naturales. “El Contacto”, nos invita a desapegarnos de todas las reglas musicales que podíamos llegar a conocer, y conectarnos con la parte más humana del sonido. Esa que sin necesidad de palabras, puede significar muchas cosas, según quién lo esté escuchando.

Conversamos un poco con Kevin acerca de este lanzamiento, de dónde salió este lado más experimental y cuáles son sus deseos como artista para el año que viene.

¿De dónde nace Ciencias Naturales? ¿Es sólo un experimento o crees que podría crecer
mucho más?

Siempre me encanto el ambient, la música relajante. De chico esos sonidos estaban en mí casa y de grande me iba a dormir con esa música al palo. ¡Mi hermano me quería matar! Jajaja. Pero el salto de escucharla, a producirla se dio por una serie de eventos. Por un lado me gustaba anotar nombres de posibles bandas y uno de ellos era Ciencias Naturales, Me encantaba el nombre pero no entendía en ese momento qué tipo de sonoridad tendría un proyecto así, y por eso lo tuve guardado un tiempo en un block de notas del celu. Después, me crucé con Renzo Leveroni que me pidió una mano para sonorizar un evento que al final nunca sucedió, pero se había armado algo lindo y decidimos dar un recital muy íntimo, haciendo una especie back to back con Enzo Antoniazzi y sus canciones. Estuvo genial esa noche.

Ese verano, en Comodoro, mí cabeza empezó a maquinar a full. Yo estaba a full rockeando con Astra y esto era cómo un portal a algo nuevo. Cuando volví a La Plata no desarme ni la valija que ya tenía todos los instrumentos y pedales de la casa enchufados para grabar mi primer EP. Ahí me di cuenta que ESO iba a ser Ciencias Naturales. Un vehículo de experimentación, un acercamiento a la tecnología y que con él tiempo se iría nutriendo con cosas que aprendí en la facultad relacionadas al sonido y al arte.
Después si, creo que podría crecer mucho más. “Somos la suma de nuestras experiencias” leí en algún lado, lo cual me parece muy cierto y siento que mientras yo siga viviendo cosas, cambiando y conociendo gente este proyecto se va a nutrir de lo mismo.


En tus demás proyectos musicales ¿sentís que no tenías mucho lugar para experimentar o simplemente querías probar ir por otro camino?

Podría decirse que no se daba él lugar pero es lógico. Desde los 15 años que toco en bandas, y en mí mente, la música se hacía respetando un determinado lenguaje musical: el occidental, con instrumentos que puedan comunicarse entre sí. Y si bien, esto no es decir poco y las posibilidades son infinitas, yo quería jugar con otros procesos, comenzar a samplear, jugar con las percepciones alrededor de la afinación, la velocidad, experimentar con estructuras que se escapan de la canción . Hoy me doy cuenta que las habilidades que salen de acá, son válidas y compatibles a cualquier tipo de música. Por ejemplo, Vito Pontelli me invitó a ser parte de Club Náutico y lo banco a muerte porque aparte de la música que hacemos, me mete muchas fichas para que siga explorando estos sonidos. Eso te hace sentir bien, útil y de ahí solo pueden nacer cosas buenas.


¿Cómo fue el proceso de crear “El Contacto”? ¿Hay una historia detrás o querés que eso
se deje a la interpretación?

Hay una historia, sí. Los que me conocen saben que estoy un poco loco. Mi cabeza piensa a velocidades insoportables a veces, y hay todo un concepto detrás de este EP que es “La comunicación es la causa y la solución de casi todos los problemas”. De esa frase me agarre para pensar “El contacto”. Hace unos años atrás paseaba con mi novia Agus y terminamos dentro de un museo en una exposición de un artista muy especial, Xul Solar. Para mí fue un antes y un después, no lo sentí una casualidad. No quiero ahondar en él y su obra porque
no terminamos más, pero me impactó su visión sobre las lenguas y que él haya inventado sus idiomas. Yo me fui completamente transformado de ese lugar, lleno de inquietudes, o sea: ¿Qué te sucede en la vida para sentir la necesidad de crear una lengua?. También en su momento, me interesaba la magia del caos y cómo los magos usan los sigilos para atraer las cosas que desean. Me partió al medio, yo también quería crear los míos. Es cómo la ley de atracción, pero con la fuerza de un símbolo.

Una parte de mí siente un gran magnetismo por lo oculto y misterioso y pareciera que TODO está unido. Entonces me maravillo con eso y entró en conflicto con otras cosas. Me las agarre mal con los idiomas, con la comunicación, siento que no sólo es algo a pulir en mi vida personal, si no que nos trae problemas gigantes con absolutamente todo, y quiero reflejarlo en mí música. Lo peor de todo es que si empezás a ir más profundo, fuiste. Te volvés loco. Esto es cómo él debate del colonialismo: nos fue impuesto un idioma, una cultura, religiones. Estamos limitados por todos estos puntos y creo que la humanidad va a conseguir una libertad inimaginable cuando pueda superarlos.

Así aparece “El contacto”. El disco es una situación imaginaria, en la que pienso un mundo en él que desaparecemos cómo civilización, y que la barrera del idioma se supera y desde ese espacio/tiempo algo desea contactarnos con elementos que nos son familiares: sonidos de la naturaleza, fragmentos de canciones, voces humanas. Todos estos sonidos son parte de las canciones y comencé a crearlas con todo esto en mí mente. El disco es una charla que no necesita de palabras. Sólo quieren hacer un contacto, por eso no podía ponerle versos a estas músicas, sería una contradicción tremenda Lo instrumental lo entiende cualquier oyente de la tierra y necesitaba corresponder a esa universalidad. Es un quilombo bárbaro, lo sé, pero estos son los hilos que tejieron la trama.


¿En qué diferencias al artista del músico? ¿Crees que el rol de este último está más “limitado” de alguna forma?


Personalmente, fue muy difícil para mí el comenzar a considerarme un músico, pero me fue más simple considerarme un artista. Creo que eso se debe a que el salto mental de autoconciencia es más cercano entre los dos. No quiero ser polémico pero siento que sí, algunxs musicxs esta más limitadxs pero porque aún no entendieron o no les interesa ser conscientes del poder transformador que tienen. A mí , ciertas cosas me llevaron a alejarme mucho tiempo del rol de cantautor. Me pelee con la música, o mejor dicho, con la creación y
me limite a colaborar en proyectos ajenos, tocando en vivo, grabando arreglando y produciendo a partir de mis conocimientos de Profesor de música. Te convertís en un científico con una labor objetiva.

Si me preguntás, no estaba siendo un artista en esos años, pero sí un músico feliz. En fin, podés vivir toda una vida así. En cambio al artista le pasan otras cosas por dentro, tiene una necesidad de expresar, de comunicar, y está en un segundo plano si es con música, literatura, pintura, etc. Estas expresiones están al servicio de algo mayor. En la vida hay de todo, gente masiva que será olvidada, artistas muy silenciosos que van a cambiar la historia y no lo saben. Se me viene a la mente Bach, Van Gogh. En mí caso, pienso muchas cosas, y necesito de Ciencias Naturales para elevar mis niveles de entendimiento. Si por ejemplo, un egipcio, un maya o un griego necesitó entender la complejidad del mundo que lo rodeaba a través de la mitología, los personajes , los símbolos, ¿por qué yo no puedo hacerlo? Es un recurso al servicio de la humanidad.


¿Qué expectativas tenés como músico de cara al año que viene? ¿Sentís que hay algo que se va a perder en la post-pandemia?


Hoy por hoy, tengo el corazón puesto en Club Náutico, Ciencias Naturales y me estoy tomando muy en serio volver a escribir canciones para ser un productor más completo. La verdad que de técnica aplicada a la grabación, o mezcla y master, no entiendo casi nada, pero estoy en paz con eso y acepto el lugar que puedo ocupar en una producción. Por eso, para el 2021 espero mucho laburo y que hayan más canciones en el mundo en las que tenga el gusto de haber participado. Este año fue un K.O brutal a todo lo que consideraba sólido. La palabra “expectativa” ya me asusta, pero ojalá se pierda la procrastinación artística y que se extingan las excusas. Que nos dejemos de hinchar y no esperemos ni un segundo más para decirle a ese artistx que admiramos “hey hagamos algo juntxs”,o que no le demos más vueltas para grabar nuestra música, para tocar en vivo. Siento que ese es el cambio que se viene y me quiero despedir con un deseo para toda la gente que crea y es que: Por favor, seamos flexibles con los cambios, el nuevo mundo va a necesitarnos.

Escuchá más de Ciencias Naturales en:

Spotify:

Seguilo en:

Instagram:

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

error: El contenido está protegido.